(Wix-Logo) Create a site!
100s of templates
No coding needed
Start now >>

Viajeros del sonido

41613171.jpg

11/11/2013

Por Luján Gambina

El sábado pasado en La Oreja Negra -Uriarte 1271, Palermo- Nubes en Mi Casa y Francisca y los Exploradores abrieron las puertas a las canciones que cuentan de pequeños universos.

 

eqlogo.jpg

El clima está indeciso, la lluvia amenaza pero el sol contrarresta y entre una cosa y otra llega la noche del sábado y la cita es después de las doce en el local de la calle Uriarte, donde Nubes en Mi Casa se presenta junto a Francisca y Los Exploradores como invitado. Son muchos los asientos vacantes pero es muy buena la predisposición del público, que se muestra presto al baile y al aplauso. Fran Saglietti, miembro fundador de este proyecto expedicionario, da inicio al show con Pierdes el tiempo, track incluido en Barburda, el disco que la banda lleva editado hasta la fecha.

Con su guitarra a cuestas, su tonada cordobesa y esas melodías folk que llegan acompañadas de relatos sobre pequeños universos, Fran deja que las canciones vayan sucediéndose sin pausa. Se crea una atmósfera que puede parecerse a un sendero que se adentra en el bosque, donde todo se despoja de artificios hasta llegar a la profundidad de las melodías de Hombre, Contraindicaciones del pensamiento y El día de la lenteja. Valentín Gonzalez como invitado, el bis en los acordes de Virgen, y ya más suelto de movimientos y palabras deja que Chica de la Playa cierre su presentación, a pedido del público.

Nubes En Mi Casa se acomoda, y el escenario cobra una repentina luminosidad. De la condición intimista en la que se desarrolló el recital de Francisca y los Exploradores a una situación colectiva, donde la voz de Josefina Mac Loughlin es el sello distintivo. Abren con la canción que da título a su segunda placa -Me suelto y vuelvo- y la lista recorre diferentes tracks de este mismo disco. Cuerpo, Después, Los Gigantes. La banda logra alcanzar en el vivo la misma contundencia sonora que los acompaña en las grabaciones. Los instrumentos se amalgaman en perfecta armonía, creando capas de sonido que van volviéndose más evidentes, sin perder la ligereza. Escuchar a Nubes tocar es emprender un viaje de los sentidos, la prestancia de las vocales tanto como su estilo pop hacen de su música un universo cautivador.

La Ventana y Aceleremos ayudan a romper el hielo. Las letras acompañan la esencia y la suavidad con la que Josefina va llevando esta velada ayuda a acortar la distancia entre el público y los músicos. Desde abajo, se percibe a la banda en un estado de comodidad, desenvolviéndose con sencillez y prestancia. El show termina con Mareo, tema que cierra el primer disco y que es uno de los favoritos a la hora de la despedida. Con una presentación que dejó traslucir su naturaleza, Nubes En Mi Casa cierra la fecha y queda flotando en el aire esa sutileza que su sonido despierta.

 

 

 

 

revistalongplay@gmail.com

Twitter
Facebook
YouTube
(Wix Logo)
This site was created using
Create your own for FREE >>